¿Hubo otras criptomonedas antes del Bitcoin?

Rubén Colomer, 11 junio 2021

¿Quieres invertir en proyectos de criptomonedas antes que nadie? Consigue tu plaza en el SuperLauncher ahora que todavía es pronto. Aquí tienes toda la información.

También puedes hablar con el equipo en su Telegram.

La popularidad de las criptomonedas no ha dejado de aumentar en los últimos años. Los grandes medios sacan noticias sobre el precio de las criptomonedas; cada vez surgen más empresas y proyectos de blockchain; y las aplicaciones de dichos proyectos llegan cada vez a más gente.

Sin embargo, a pesar de la oleada de nuevas monedas digitales que ha transformado el mercado, hay una única moneda digital que ha mantenido la atención del público más que ninguna otra: el bitcoin (BTC).

Mucha gente considera que el bitcoin es la criptodivisa original. Creada en 2009 por Satoshi Nakamoto, bitcoin inauguró una nueva era de tecnología blockchain y monedas digitales descentralizadas. El whitepaper o libro blanco de Satoshi en el que se describe el bitcoin también describe por primera vez el concepto de la tecnología blockchain, diciendo que “la red marca el tiempo de las transacciones haciendo un hash en una cadena continua de pruebas de trabajo basadas en hash, formando un registro que no puede ser cambiado sin rehacer la prueba de trabajo.

Aunque no cabe duda de que el Bitcoin ha tenido un impacto revolucionario en el espacio de las criptodivisas y sigue siendo la moneda digital número uno en el mundo por capitalización de mercado, ¿es realmente la primera criptodivisa?

Primeras criptomonedas

Dinero electrónico

En la década de 1980, las gasolineras de las zonas más remotas de los Países Bajos eran asaltadas en busca de dinero en efectivo. Pero las gasolineras debían permanecer abiertas durante la noche para que los camiones pudieran repostar. En lugar de poner guardias y arriesgar su seguridad, se decidió introducir el dinero en unas novedosas tarjetas inteligentes que se estaban probando entonces, y así nació el dinero electrónico. ref

Dinero “ciego”

Alrededor de la misma época, o quizás incluso antes, el criptógrafo estadounidense David Chaum experimentó con una forma diferente de dinero electrónico. Ideó una moneda simbólica que pudiera transferirse entre individuos de forma segura y privada; de nuevo, las similitudes con las criptodivisas actuales son sorprendentes.

Chaum desarrolló la llamada “fórmula cegadora” para cifrar la información que se transmitía entre individuos. De este modo, el “dinero ciego” podía transferirse de forma segura entre individuos, con una firma de autenticidad y la posibilidad de ser modificado sin que se pudiera rastrear. Chaum fundó DigiCash para poner en práctica su concepto varios años después. Aunque DigiCash quebró en 1998, los conceptos que propuso la empresa, así como algunas de sus fórmulas y herramientas de encriptación, desempeñaron un importante papel en el desarrollo de posteriores monedas digitales.

Dinero web

En la década de los 90, varias empresas emergentes se esforzaron por promover los objetivos de DigiCash. De ellas, quizá la empresa con mayor impacto duradero en el mundo financiero en general fue PayPal. PayPal revolucionó los pagos en línea de persona a persona. Permitió a los particulares transferir dinero de forma rápida y segura a través del navegador web.

Al conectarse con la comunidad de eBay, PayPal se aseguró una base de usuarios dedicada que le permitió crecer y prosperar. Hoy en día sigue siendo un importante servicio de pagos. PayPal también inspiró a sus imitadores, entre los que se encontraban empresas que intentaron ofrecer un medio para comerciar con oro a través del navegador web.

Una de las más exitosas de estas operaciones se llamaba e-gold, que ofrecía a los particulares crédito en línea a cambio de oro físico y otros metales preciosos. Sin embargo, esta empresa tuvo problemas con varios tipos de estafas y finalmente fue cerrada por el gobierno de Estados Unidos en 2005.

B-Money

En 1998, el desarrollador Wei Dai propuso un “sistema de dinero electrónico anónimo y distribuido” llamado B-money. Dai propuso dos protocolos diferentes, uno de los cuales requería un canal de transmisión sincrónico e inviolable. Finalmente, B-money no tuvo éxito y, de hecho, era muy diferente de bitcoin en muchos aspectos.

No obstante, también fue un intento de sistema de dinero electrónico anónimo, privado y seguro. En el sistema B-money, se utilizaban seudónimos digitales para transferir dinero a través de una red descentralizada. El sistema incluía incluso un medio para hacer cumplir los contratos en la red, sin necesidad de recurrir a terceros. Aunque Wei Dai propuso un libro blanco para B-money, al final no pudo conseguir la suficiente atención para un lanzamiento exitoso. Sin embargo, Satoshi hizo referencia a elementos de B-money en su libro blanco de bitcoin aproximadamente una década después, por lo que el impacto de B-money en la actual moda de las monedas digitales es innegable.ref

Bit Gold

No hay que confundirlo con el intercambio basado en oro de nombre similar que acabamos de ver, Bit Gold era otro sistema de moneda electrónica que se remonta a la misma época que B-money. Propuesto por Nick Szabo, Bit Gold contaba con su propio sistema de prueba de trabajo que, en cierto modo, se asemeja al actual proceso de minería de bitcoin. A través de este procedimiento, las soluciones se compilaban criptográficamente y luego se publicaban para de forma muy parecida a como funcionaría a la blockchain de Bitcoin.

Sin embargo, quizás el aspecto más revolucionario del concepto de Bit Gold tenía que ver con su alejamiento de la centralización. Bit Gold pretendía evitar la dependencia de distribuidores y autoridades monetarias centralizadas. El objetivo de Szabo era que Bit Gold reflejara las propiedades del oro real, permitiendo así a los usuarios eliminar por completo a los intermediarios. Bit Gold, al igual que B-money, finalmente no tuvo éxito. Sin embargo, también sirvió de inspiración para un gran grupo de monedas digitales que entrarían en el mercado una década o más después de su introducción.

Hashcash

Desarrollada a mediados de la década de 1990, Hashcash fue una de las monedas digitales de mayor éxito antes del bitcoin. Hashcash fue diseñada para una serie de propósitos, incluyendo la minimización del spam de correo electrónico y la prevención de ataques DDoS, Hashcash abrió un amplio abanico de posibilidades que sólo se harían realidad casi dos décadas después.

Hashcash utilizaba un algoritmo de prueba de trabajo para ayudar a la generación y distribución de nuevas monedas, al igual que muchas criptomonedas actuales. De hecho, Hashcash también se encontró con muchos de los mismos problemas que las criptodivisas actuales; en 1997, al enfrentarse a una mayor necesidad de potencia de procesamiento, Hashcash acabó siendo cada vez menos eficaz. A pesar de que finalmente se desvaneció, Hashcash vio un gran grado de interés en su apogeo. Muchos de los elementos del sistema Hashcash se introdujeron también en el desarrollo de bitcoin.

Lemming at Work puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.