¿Podría el Bitcoin solucionar sus problemas utilizando un consenso PoS?

Rubén Colomer, 4 marzo 2021

¿Quieres invertir en proyectos de criptomonedas antes que nadie? Consigue tu plaza en el SuperLauncher ahora que todavía es pronto. Aquí tienes toda la información.

También puedes hablar con el equipo en su Telegram.

Como ya sabrás, la versión Ethereum 2.0 tiene como objetivos mejorar la escalabilidad de la red de Ethereum. Para ello se utilizarán muchos avances técnicos, pero uno de los más importantes será el cambio en el método de consenso. De momento, Ethereum utiliza un consenso PoW (Proof of Work) que requiere de una potencia computacional muy grande y consume mucha energía. El futuro Ethereum 2.0 utilizará un consenso Proof of Stake (PoS) que no requiere tanta potencia de cálculo por lo que es más rápido y consume menos energía.

Si echamos un vistazo al Bitcoin también utiliza un tipo de consenso PoW que es lento y consume muchísima electricidad. De hecho, la red de Bitcoin consume más energía eléctrica que países de tamaño mediano, como Argentina o Holanda.

¿Podría el Bitcoin cambiar su sistema PoW por un PoS como Ethereum?

Antes de entrar en el reto de la escalabilidad, es importante entender el problema del consenso en sí mismo. Cuando una base de datos normal documenta una transacción, lo hace mediante un sistema centralizado. Esto ayuda a evitar (en su mayoría) las transacciones fraudulentas y a asegurar la “red” que utiliza, por ejemplo, un banco.

Los proyectos de criptomoneda puros no pueden confiar en soluciones centralizadas. Así que necesitan otra forma de aprobar las transacciones para evitar el doble gasto (gastar la misma moneda dos veces).

Para ello, la mayoría de los proyectos de criptomonedas se basan en la Prueba de Trabajo (PoW). Se trata de un sistema que requiere que los ordenadores resuelvan problemas complicados para confirmar que un bloque es válido. Una vez que se realiza esa confirmación, el bloque se añade a la cadena de bloques (o libro de contabilidad) y no puede ser revertido o modificado. Esto evita que los usuarios creen múltiples transacciones simultáneamente y garantiza que el libro de contabilidad sea correcto.

A cambio de sus esfuerzos, los ordenadores, o mineros, reciben una recompensa en forma de criptomonedas. También es posible que los usuarios ofrezcan una tarifa adicional para animar a los mineros a dar prioridad a sus transacciones. Este sistema es el eje de muchos proyectos y a menudo se utiliza para controlar el lanzamiento de una nueva criptodivisa en el mercado de las criptomonedas.

Sobre el papel y para un bajo número de transacciones, PoW funciona bien. El problema viene cuando el volumen de transacciones aumenta. Un gran número de bloques, todos compitiendo por los mineros, significa que los tiempos de transacción empiezan a dispararse y los costes aumentan.

Este problema es especialmente problemático para la cadena de bloques de Ethereum. Esta blockchain constituye la columna vertebral de cientos de proyectos de criptodivisas, ya que la popularidad de las finanzas descentralizadas (DeFi) ha provocado importantes ralentizaciones en la red. Los problemas de escalabilidad llevaron incluso a algunos analistas a cuestionar la viabilidad del proyecto Ethereum en su conjunto.

La forma más fácil de resolver los problemas de lentitud en las transacciones es cambiar el método que se utiliza para confirmarlas. Esto es exactamente lo que Ethereum ha intentado hacer con Ethereum 2.0 y el cambio hacia Proof of Stake (PoS).

En lugar de utilizar mineros, PoS utiliza la propia criptomoneda para evitar las transacciones múltiples. Por ejemplo, los “Stakers” colocan su criptodivisa en nodos, o pools de validación, que proporcionan la garantía para competir por añadir el siguiente bloque a la cadena. A cambio, reciben una comisión por la transacción.

Para tener la oportunidad de validar las transacciones, el usuario debe poner sus monedas en un monedero específico. Este monedero congela las monedas, lo que significa que se están utilizando como staking para hacer funcionar la red. La mayoría de las blockchains de Proofs of Stake tienen un requisito mínimo de monedas necesarias para empezar a hacer staking, lo que por supuesto requiere una gran inversión inicial.

La teoría más importante que apoya el mecanismo de consenso Proof of Stake es que los que apuestan van a querer ayudar a mantener la red segura haciendo las cosas correctamente. Si alguien intentara piratear la red o procesar transacciones maliciosas, perdería toda su participación. Por eso el modelo funciona tan bien. Cuanto más se apuesta, más se gana. Pero al mismo tiempo, más pierdes si vas en contra del sistema.

De esta manera se consigue la misma seguridad que PoW a una fracción del coste computacional.

¿Por qué Bitcoin sigue utilizando Proof of Work?

Por su naturaleza, el proyecto Ethereum necesita procesar un gran número de transacciones. Esto hace que apostar por PoS valga la pena el riesgo. La comunidad de Bitcoin, por otro lado, no tiene ninguna necesidad de cambiar el sistema porque el Bitcoin no tiene apenas usos reales más allá de la transferencia de valor, porque como ya sabemos, el bitcoin tiene muchas deficiencias tecnológicas y no puede funcionar como moneda real.

Además, debemos tener en cuenta que los mineros tienen muchísimo poder en el mundo del Bitcoin. Aunque no tienen control directo sobre los hardforks, muchos de ellos son millonarios que pueden ejercer presión gracias a su capital y si hubiera rumores de que la moneda está podría cambiar hacia un consenso PoS, los mineros podrían desestabilizar el bitcoin.

Sin embargo, esto no significa que un cambio a PoS sea imposible para Bitcoin. De hecho, es probablemente inevitable. Dejando de lado la escalabilidad, Bitcoin se enfrenta a otra gran pregunta: ¿qué pasará una vez que todo el BTC esté minado?

Esto invariablemente reducirá el pago de los mineros o aumentará significativamente las tasas de transacción, socavando la viabilidad de BTC. Aunque el proyecto BTC podría acuñar más Bitcoin a través de un hard fork, esto socavaría su credibilidad y se enfrentaría a una fuerte oposición.

Ante estas opciones, la opinión de los mineros podría cambiar. Muchos podrían decidir que el PoS proporciona una forma más sostenible de asegurar que las transacciones puedan seguir siendo procesadas. Una forma potencial de hacerlo podría ser aprovechar la red preexistente de nodos completos y ligeros para implementar una solución de estilo PoS.

En cualquier caso, es poco probable que la comunidad de Bitcoin emprenda un cambio tan radical en su blockchain hasta que se vea obligada a ello. Muchos observarán con interés el experimento PoS de Ethereum. Su éxito o fracaso podría definir la dirección futura del mundo del blockchain en su conjunto.

Lemming at Work puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.