Intereses acumulados (Accrued Interest) Vs. Intereses ordinarios (Regular Interest)

Rubén Colomer, 17 mayo 2021

¿Quieres invertir en proyectos de criptomonedas antes que nadie? Consigue tu plaza en el SuperLauncher ahora que todavía es pronto. Aquí tienes toda la información.

También puedes hablar con el equipo en su Telegram.

Cuando se invierte en acciones y bonos, a menudo se paga a los inversores un interés acumulado o un interés regular en un periodo acordado. Los pagos de intereses no se pagan inmediatamente, y los emisores de valores deberán a los inversores algo de dinero en un momento determinado, dependiendo del tiempo que haya transcurrido desde que se recibió el último pago.

Resumen rápido

  • Los intereses devengados son los intereses acumulados que han sido reconocidos y registrados pero que no han sido pagados a una fecha determinada.
  • El interés ordinario es el pago que se hace a cambio de pedir dinero prestado a un prestamista.

Intereses acumulados o devengados (Accrued Interest en inglés)

Los intereses acumulados o devengados son un término contable que se refiere al importe de los intereses que se han devengado a partir de una fecha concreta pero que aún no se han pagado.

Contabilidad de los intereses devengados

El concepto de contabilidad de devengo exige que las transacciones se reconozcan cuando se produzcan aunque no se haya efectuado el pago. Garantiza que los intereses devengados acumulados se reconozcan y registren en el período adecuado cuando se producen y no cuando se pagan. Es contrario al concepto de contabilidad de caja, que exige que las transacciones de ingresos y gastos se registren cuando el efectivo cambia de manos.

El término intereses devengados también puede utilizarse para referirse a los intereses acumulados sobre los bonos desde el anterior período de pago de intereses de los bonos. El importe de los intereses devengados se determina a partir del último día del período contable actual, que puede ser un mes, un trimestre o un año. Se registra como un asiento de ajuste al final del período contable.

El total de los intereses devengados debe reconocerse y registrarse en la cuenta de resultados incluso antes de recibir el pago. El importe de los intereses que ha sido reconocido como gasto por el prestatario pero que aún no ha sido pagado al prestamista se conoce como intereses devengados por pagar, que se registran en la cuenta de resultados como un gasto.

Por parte del prestamista, el importe de los intereses que se han reconocido como ingresos pero que aún no han sido pagados por el prestatario se conoce como intereses devengados por cobrar, que se registran en la cuenta de resultados como ingresos. Asimismo, la parte de los ingresos por intereses o de los gastos por intereses que aún no se ha pagado se registra como un activo o un pasivo en el balance.

Por ejemplo, supongamos que hemos contraído un préstamo de 200.000 euros con el banco ABC a un tipo de interés anual del 10%. Nosostros estamos obligados a realizar pagos mensuales de intereses basados en el tipo de interés anual. El préstamo vencerá dentro de un año, y los pagos de capital e intereses vencerán en su totalidad en ese momento. Durante el período del préstamo, deberemos pagar al banco 54,79 euros cada día de un año de 365 días.

Los gastos de intereses deben reconocerse y registrarse en la cuenta de resultados de la empresa a medida que se acumulan, aunque no se haya remitido efectivo al prestamista. Al final del mes, tendremos gastos de intereses acumulados por valor de 1.666,67 euros, y es la cantidad que poagaremos como pagos de intereses mensuales.

Los intereses acumulados se denominan intereses devengados. Una vez pagados los gastos de intereses acumulados, éstos volverán a cero, y los intereses acumulados volverán a acumularse mes a mes.

Intereses ordinarios (Regular Interest en inglés)

El interés ordinario o regular es el pago que se hace en concepto de gastos por pedir un préstamo. Cuando una persona pide dinero prestado a un banco, a una cooperativa de crédito o a un particular, está obligada a pagar algunos intereses por el préstamo que le han concedido. El interés también puede ser un ingreso, cuando una persona obtiene ingresos por intereses sobre el dinero depositado en una cuenta que devenga intereses.

Intereses ordinarios como gasto

Cuando un prestatario pide un préstamo a un banco u otra institución financiera, el prestamista cobra un tipo de interés que se espera que se pague dentro de la duración del préstamo. El interés es el coste del préstamo, y el tipo de interés cobrado dependerá de varios factores, como el tipo de interés de la Reserva Federal, la inflación, el periodo de vencimiento del préstamo, la puntuación de crédito y el historial crediticio.

Por ejemplo, si una persona pide un préstamo de 10.000 eurois a un tipo de interés del 12%, tendrá que pagar un interés de 1.200 euros por el préstamo. Si la duración del préstamo es de un año, el prestatario deberá pagar 100 dólares al mes en concepto de intereses.

Intereses ordinarios como beneficio

Cuando se deposita dinero en una cuenta que devenga intereses, el banco paga intereses a un porcentaje específico para utilizar el dinero. Normalmente, los bancos utilizan el dinero depositado en la cuenta del cliente para conceder préstamos a los prestatarios. A cambio, el banco pagará algunos intereses al titular de la cuenta, normalmente a un tipo de interés inferior al que se aplica a los préstamos.

Los ingresos por intereses de los depósitos seguirán acumulándose mientras el cliente tenga dinero en la cuenta y siga depositando más fondos en ella. Algunos ejemplos de cuentas que generan intereses son las cuentas del mercado monetario, los certificados de depósito y las cuentas de ahorro.

Lemming at Work puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.